CÓMO SER CONSIDERADO EN INTERNET Por Tao Lin

por Dante García Berlanga El artículo original por Tao Lin puede encontrarse en Thought Catalog.

Tao Lin es un novelista, poeta, ensayista, escritor de cuentos y artista norteamericano. Ha publicado dos novelas, dos libros de poesía, una colección de cuentos y una novela corta, así como una extensa variedad de contenido en línea. Su tercera novela, Taipei, será publicada por Vintage el 4 de junio de 2013.

Ser considerado puede convertirse en una herramienta poderosa en tu lucha diaria y, a largo plazo, lograrás evitar convertirte en una persona iracunda, envidiosa, fuera de control, seriamente deprimida y que se siente frustrada y engañada todo el tiempo. Ser considerado también puede ser útil para (1) distraerte continuamente de (o, si se combina con alguna forma de auto-conciencia, “sumergirte” de manera no desesperante en) la naturaleza inquietantemente arbitraria y efímera de la existencia, (2) hacer y mantener amistades con las cuales no estés “peleando” constantemente, (3) incrementar tu habilidad para soportar decepciones —o cualquier cosa, de hecho— con una simple sensación, agradablemente melancólica, de aceptación anticipada. Ser considerado puede ser más difícil en internet que IRL en la vida real porque (1) el trastorno de ansiedad social y la amenaza inmediata de represalias físicas son inexistentes en el internet, y (2) el anonimato ocioso y despreocupado y la oportunidad de ser realmente desconsiderado moviendo sólo los dedos no existen en la vida real.

Las siguientes directrices (dirigidas parcialmente hacia su autor, quien no necesariamente las ve siempre como deseables debido a una confusión general con respecto a la existencia/conciencia) idealmente se aplican por igual a todo el mundo, a menos que sean discutidas y editadas para cualquier propósito bajo acuerdo mutuo, sin importar el estatus social o nivel de influencia en internet, incluso si te encuentras en una interacción con orientación profesional que beneficiará enormemente a la persona con quien estás interactuando más que a ti. Esto es porque la “consideración”, en términos de este artículo, evita el comportamiento jerárquico; un comportamiento “inherentemente desconsiderado”.

1) ENCUENTRA LA INFORMACIÓN POR TI MISMO

Cuando busques respuestas usa dictionary.com, weather.com, o Google en lugar de preguntarle a alguien. Si le preguntas a alguien existe la posibilidad de que necesite usar Google para hallar la respuesta, lo que provocará una situación en la que simple y agresivamente le estarás pidiendo que haga las cosas por ti. Abstente de utilizar a los demás como tu “quiosco de información” incluso si planeas rematar tu petición, en un intento desconsiderado por comunicar que no estás siendo desconsiderado, con “podría buscarlo yo mismo pero me da flojera” o “lo intenté pero me di por vencido”, sentimientos que más bien deberías usar en privado como declaraciones motivadoras para dejar de tener flojera y dejar de darte por vencido, en lugar de como “fines” para utilizar como explicaciones hechas, con lo que puede percibirse como soberbia, hacia la gente a la que te diriges.

Si sabes que la otra persona conoce la respuesta a tu pregunta, y puede proporcionarla más rápido que el internet, sigue siendo recomendable que uses el internet. La gente apreciará que hayas respetado su tiempo, recursos y prioridades y hayas elegido abstenerte de interrumpir sus vidas; estas personas, en el futuro, apreciarán tu consideración a tal grado que sentirán el deseo de preguntar anticipadamente si pueden ayudarte con algo —lo que en última instancia te ahorrará tiempo a largo plazo (sin embargo, como una persona considerada no te interesará, idealmente, ahorrar tiempo en una situación unipersonal, un concepto “inherentemente desconsiderado”).
Adicionalmente, si mientras tratas de obtener lo que quieres pruebas eliminar categóricamente (o interrumpir) la existencia de los demás como una opción en tu búsqueda interminable, como ser consciente, puede tener el efecto de incrementar tus niveles de paciencia, autocontrol y aceptación. Estas son cualidades que (1) pueden facilitarte el ser considerado y (2) en última instancia incrementarán tu habilidad de obtener lo que quieres.

Finalmente, se ha demostrado que con formas avanzadas de consideración, a menudo resultantes menos por querer ser agradable que por sentirse aburrido con los objetivos convencionales de la vida, la gente se sentirá emocionada, o sentirá algo parecido a la emoción (ha sido descrito por algunos como, simplemente, una sensación de “satisfacción artística”) por poseer satisfactoriamente una visión del mundo que les permita preferir sinceramente pasar 90 minutos aprendiendo cómo subrayar texto en Photoshop que pasar 30 segundos aprendiendo cómo subrayar texto en Photoshop si la primera opción no involucra interrumpir la existencia de alguien más.

2) NO PRESIONES A LA GENTE POR EMAIL PARA QUE RESPONDAN A TUS EMAILS

Al interactuar con alguien, o al pensar en interactuar con alguien, asume que tu existencia no le beneficia, que no quiere interactuar contigo, que interactuar contigo no es una de sus necesidades evolutivas o existenciales. Hacer esto provocará que seas más considerado, más inclinado a mejorarte de manera que te vuelvas más amable y tengas una oportunidad mayor de ser correspondido, y menos propenso a resentir a la otra persona cuando no corresponda a tu afecto o comunicación de igual o (en casos especialmente beligerantes) mejor manera.

Ten en cuenta que si alguien no ha respondido a tu email o mensaje de Facebook es porque, o bien, no quiere hacerlo o porque simplemente no lo ha hecho aún, de manera natural y sin mala voluntad, debido a la naturaleza del tiempo y el espacio, donde una unidad de materia no puede ocupar más de un espacio en determinado tiempo y donde el tiempo es unidireccional, lo cual deriva en “tener prioridades”, el cual es un método de existencia inevitable para los humanos no esquizofrénicos que, en su forma más pensada, es inherentemente considerado, en parte porque disminuye las posibilidades de extraviar a la gente. Ten en cuenta que alguien podría no responder a tu email incluso si has sido increíblemente considerado (vía nunca presionarlo a responderte, continuar apoyando sus empresas de una manera no apremiante al participar no apremiantemente en sus proyectos, no expresar o insinuar nunca que te han hecho sentir triste o solitario o abandonado o insignificante) por 15 años después de haber enviado tu email. Si esto ocurre no guardes sentimientos negativos hacia la otra persona; trata de enfocarte en sentir agrado por alguien por razones que no sean “porque le caigo bien” o “porque me presta atención”.

Aceptar la no-reciprocidad silenciosamente, sin “odiar” repentina e incongruentemente a la persona, es no solamente considerado sino también productivo, en el sentido de que es probablemente la más efectiva, si no la única, forma de “convencer” a la otra persona (algún día, tal vez, de alguna forma) a corresponderte sinceramente. Si te sientes celoso de la persona o cosa que ha sido priorizada sobre ti, o si empiezas a sentir resentimiento hacia la persona que no está correspondiendo tu afecto, entonces estás operando sobre la suposición de que posees a alguien o que por defecto te pertenecen cosas y estás siendo “despojado” de esas cosas (en otras palabras, que la otra persona, o el universo, te están “agravando”). Comportarse de esta forma es ilógico (en parte porque si la gente poseyera lo que desea, tú necesitarías ceder lo que deseas para que sean la posesión de alguien más) y provocaría que la gente te encuentre antipático y quiera desvincularse de ti, lo que incrementaría la cantidad de emails que envíes y que no reciban respuesta.

3) NO RELEGUES FUNCIONES DE CORRECCIÓN DE ESTILO A LA PERSONA A QUIEN LE ENVÍAS UN EMAIL

Edita tu email para obtener claridad, brevedad, legibilidad, y disminuir la “presión” antes de enviarlo. Organiza los párrafos de manera que las preguntas no queden “ocultas” dentro de grandes bloques de texto, pero tampoco elimines ni comprimas las preguntas de los párrafos, ni las pongas al final de los párrafos de manera que la otra persona no pierda tiempo releyendo tus párrafos para “encontrar” cada pregunta, preocupado por posiblemente ignorar una accidentalmente. Si es posible, abstente de terminar tu email con una serie de preguntas no específicas, por ejemplo “¿cómo va todo?, ¿está todo bien?, ¿estás teniendo un buen día?, bueno, espero que tus vacaciones de verano vayan bien, ¿hace calor ahí?, ¿acaso no hubo un huracán ahí la semana pasada?, ¿se llamaba Johannes o algo así?, ¿recuerdas cuando estuvimos en aquel huracán?, ¿cuándo fue eso?”.

Relee tu email antes de enviarlo. Si ves que escribiste algo como “¿entonces a qué hora vas a llegar?, oh, no importa, lo buscaré yo mismo” borra los dos fragmentos de oración. Si tu email está relacionado con los negocios y ves que escribiste alguna clase de “contesta inmediatamente” borra eso e inserta una fecha límite exacta y qué ocurrirá concretamente si esa fecha límite no se cumple. Si te sientes indeciso sobre algún detalle de la vida de la otra persona, escribe “creo que” o simplemente googlea la información, en lugar de “seguir adelante” y “escribirlo de todos modos”.

4) NO CONTACTES A ALGUIEN SIN INCLUIR LA OPCIÓN, DENTRO DE LA NOTA DE SOLICITUD, PARA LA PERSONA A QUIEN ESTÁS CONTACTANDO, DE IGNORAR COMPLETAMENTE TU SOLICITUD Y NO SENTIRSE MAL DE NINGUNA MANERA POR HACERLO

Si el propósito de tu email es hacer una pregunta cuya respuesta pueda ser “no” incluye un aviso que diga algo como “Si tu respuesta es ‘no’ entonces siéntete libre de no responder a este mail. Lo entenderé perfectamente. Gracias por tu tiempo.” O “Si quieres ‘omitir’ esto por cualquier razón simplemente ignora este mail. Lo entenderé completamente. Gracias por tu tiempo.”

5) ABSTENTE DE EXPRESAR COSAS QUE PUEDAN CAUSAR QUE LA GENTE SIENTA QUE UNA PREFERENCIA ESTÉTICA PUEDA SER “BUENA” O “MALA” FUERA DE UN CONTEXTO Y OBJETIVO

No expreses públicamente que algo que concretamente no afecta a los demás y no tiene un propósito concreto, objetivo, ampliamente acordado es [cualquier abstracción calificativa, por ejemplo “bueno” o “malo”]. En la vida real no te pondrías, aunque tuvieses doce años, a hablar mierda abiertamente del dibujo de una jirafa de uno de tus compañeros, dentro del rango de la persona de quien hablas mierda, quien podría estar parada frente a ti mientras hablas negativamente acerca de su existencia. Hacer algo como eso, además de ser inadecuado, podría causar que la persona de quien estés hablando mierda (e, indirectamente, a otros con intereses, preferencias o sensibilidades similares) se sienta triste y sola y menos contenta de estar viva y probablemente pierda interés, en cierto grado, en obtener satisfacción de la expresión no retórica o “artística”, y empiece a, o bien, “censurarse” a sí misma o a confundir la realidad concreta con el mundo de la abstracción, lo que puede llevar a asesinatos masivos y otras actividades violentas a las cuales posiblemente te opongas.

Si eres una persona que sinceramente dice, siente, o piensa cosas negativas sobre la gente que percibes como mala, por las cosas que sientes que le han hecho a otras personas, y además sientes que las expresiones no-retóricas, gustos personales, sentido del humor, o preferencias estéticas de alguien son “malas” entonces es lógico, si quieres “tener coherencia” como persona, que quieras enfocarte en interiorizar que el tenerle aversión a algo no significa que la cosa sea mala —significa simplemente que no te gusta, lo cual, dentro de muchas cosmovisiones, sólo extrapola en significado, o “sugiere”, que toda persona es en verdad única y por lo tanto le gustarán cosas distintas, y no que ciertas cosas necesitan cambiar o dejar de existir, lo cual está implícito cuando algo es percibido como “malo”.

6) ABSTENTE DE PROPORCIONAR RETROALIMENTACIÓN NEGATIVA NO SOLICITADA

No contactes o envíes emails a alguien para decirle que no te agrada, que te sientes indiferente ante su trabajo o vida, que has decidido no ver su película o ir a su evento o leer su artículo, o que piensas que su trabajo o vida son malos. La retroalimentación negativa no solicitada es de hecho una forma inapropiada de impulso diseñada para obtener poder sobre otro al comunicar, deshonestamente e indirectamente, que no tiene poder o influencia sobre ti y que lo vez como “simplemente otra persona”, lo cual es incorrecto porque seguramente no le dirías esas cosas a “alguien”.

Si sientes la necesidad incontrolable de comunicarle a alguien que no tiene poder sobre ti, o que no te importa, intenta ver sus logros e intereses como existentes independientemente de los tuyos, para que así puedas algún día vivir menos en oposición a sus intereses y más en la realización de tus propios intereses, lo cual puede derivar, en una forma considerada, de enfocarte en las cosas que te gustan, discerniendo por qué te gustan y comunicándote sinceramente con quienes las crearon, hasta que finalmente sientas la necesidad incontrolable, en vez, de comunicar información no retórica a alguien que te gusta. Este párrafo también es útil si quieres dejar de “hablar mierda” pero te sientes incapaz de dejar de ver la información no retórica como “buena” o “mala”.

7) NO CHATEES CON ALGUIEN QUE ESTÉ “ROJO” EN GMAIL

Si alguien está “rojo” no lo contactes, especialmente si no tienes nada específico qué decir, sino que planeas decir simplemente “qué onda” o “hey”. Si tienes algo específico qué decir, o una pregunta qué hacer, se recomienda, aún, que no les hables por chat, sino que les envíes un email, pues tu email aparecerá en su pantalla con la misma visibilidad y velocidad con la que hubiese aparecido en el chat, pero con el email se sentirá menos presionado a responder inmediatamente o en absoluto, y al mismo tiempo será capaz de “bosquejar” algo sin tu conocimiento, una opción considerada para brindarle a ese alguien.

8) NO INTENTES SER AMIGO DE ALGUIEN IGNORANDO SUS ACTIVIDADES, LAS CUALES PUEDES VER FÁCILMENTE EN CUALQUIERA DE SUS PERFILES EN INTERNET

Echa un vistazo a los perfiles en internet de alguien antes de escribir “¿cómo estás?” o “¿qué has hecho últimamente?” en su muro de Facebook (potencialmente justo encima de docenas de links que transmiten lo que tú has estado haciendo últimamente) o de enviarle un email para “saber” de ello o preguntar si su proyecto ya salió. Hacer estas preguntas de esta forma es casi equivalente a ir a cenar a la casa nueva de alguien y entonces, durante la cena, decir “¿compraste una casa nueva?” en vez de “¿qué te parece tu casa nueva?”.

9) NO PUBLIQUES COMENTARIOS AMBIGUOS

No escribas comentarios cuyas intenciones, mensaje, o tono sean indiscerniblemente confusos, conocidos sólo por ti, o desconocidos incluso por ti. Si puedes anticipar que un comentario provocará que te respondan con “¿qué quieres decir?”, “¿qué significa eso?”, “no sé si estás siendo sarcástico o no”, o “¿es eso bueno o malo?” trata de incorporar la respuesta a esas preguntas en tu comentario antes de publicar el comentario. Si sientes una necesidad incontrolable de comentar de una forma ambigua, construye el comentario de manera que no cause más confusión, por ejemplo, si realmente quieres comentar “los enanos no son medianos” de manera incoherente, incluye en tu comentario por qué quieres hacer eso, por ejemplo “pensé en la película de los enanos de Werner Herzog cuando leí tu artículo sobre los perros porque una vez pensé en cómo los perros son como enanos y entonces quise escribir algo sobre eso pero entonces no supe exactamente qué escribir así que escribí ‘enanos’ y por alguna razón pensé ‘no son medianos’ y me sentí confundido pero me gustó cómo sonaba así que decidí escribirlo”.

No escribas comentarios que califiquen tu apreciación de algo diciendo que te gusta más otra cosa. No escribas comentarios diciendo que no terminaste de leer un artículo. No escribas comentarios diciendo que algo es lo “mejor” que has leído de una persona cuando la persona haya escrito algo en un estilo que no es su estilo “normal”. Esta es una forma indirecta de comunicar “tu trabajo es malo, deberías cambiarlo”. No escribas comentarios diciendo que algo es “bueno” o “genial”. Esta es una forma indirecta de comunicar, o una forma directa de sugerir, que otro trabajo, hecho por otra persona es (o puede ser) “malo” u “horrible”, un concepto “inherentemente desconsiderado”.

Traducción al español por Dante García Berlanga

Producer’s Note: I’d like to extend my continued thanks to Virginia Castiglione

featured image – Theen Moy

More From Thought Catalog

blog comments powered by Disqus