¿Cómo Se Deben Ver Los Latinos?

6210565499_547262969e_o

—No pareces latino. — Creo que he escuchado esa frase más que cualquier otra en mi vida, quizás con la excepción de — ¿Por qué estás aquí? — o —Hemos terminado. —

No es difícil ver por qué. La gente suele pensar que soy italiano o judío con la cara y pelo que tengo. Mi nombre no es algo que grita colombiano o puertorriqueño lo cual es la sangre que corre por mis venas. No me muevo como un Don Juan en la pista de baile. Desde kindergarten me lo han dicho, —No pareces latino. — algo que sugiere otra pregunta: ¿Que significa ser latino en los Estados Unidos?

Si miras solo la tele o las películas, latinos vienen en dos distintas categorías. O son ilegales con la piel morena como la tierra, bajitos con bigotes (tanto los hombres como las mujeres) que responden tímidamente a cualquier pregunta que se les hace. O la segunda opción: figuras voluptuosas y seductoras que se deslizan por el escenario y actúan como una fantasía viciosa. No voy a mentir. Es una buena sensación cuando en algún bar o discoteca una chica se entera de que soy colombiano/ puertorriqueño y me quiere sacar a bailar. No importa que jamás me aceptarán en un concurso de salsa, solo saber que soy “exótico” a pesar de mis facciones blancas es una fantasía cumplida. Pero en la luz fría de la realidad, un estereotipo es un estereotipo. Y hasta el más positivo al fin y al cabo viene siendo un jaula. Porque con cualquier baile o beso que me gano con el segundo, hay insinuaciones e insultos debido al primero, de ser ilegal o menos autentico como estadounidense.

Recuerdo una vez leyendo por el internet que unos personajes de comics iban a ser hispanos. Se iban a presentar de manera diferente. No terminarán cada frase con —Ese— o —Holmes.— Tampoco iban a vivir en el ghetto o ser pobres. Un comentario anónimo siempre quedo conmigo: — ¿Pues si no van a ser así, qué sentido tiene hacerlos latinos? —

Ser latino en los Estados Unidos no significa ser parte de un bloque homogéneo. Las encuestas siempre me hacen reír cuando dicen “73% de la comunidad hispana dice…” ¿De verdad lo crees? Tomamos el tema que supuestamente tiene el más apoyo en la comunidad hispana, la reforma inmigratoria. Obviamente, todos estamos a favor de eso, verdad? Pues no. Habla con puertorriqueños o cubanos de la edad de nuestros padres. Habla con algunos centroamericanos que vinieron aquí solo para trabajar y sueñan con regresar a su país con su dinero ahorrado y comprar una casa allá lejos de la bandera roja, blanca y azul.

Nuestra comunidad no es un hormiguero donde se piensa, actúa y habla igual. Escucha los acentos que zumban en el viento. Un dominicano no suena como un ecuatoriano. Un mexicano no se va a confundir con un argentino. Eso es lo más llamativo de nuestra comunidad. No hay ningún grupo en el mundo con nuestra diversidad. Blancos, mestizos, morenos, indígenas, negros, los “café con leche” o cualquier otra descripción que quieres utilizar. No solo es nuestra apariencia física. Vivimos en las afueras, las ciudades, las fincas y los pueblos…venimos de cada campo de vida que existe y eso crea un millón de puntos de vista.

Si uno —no parece latino— quizás la imagen de ser latino debe cambiar. TC mark

featured image – USMC Archives

More From Thought Catalog

blog comments powered by Disqus